La continuidad radiofónica

La continuidad es un tipo de publicidad radiofónica que merece una mención especial ya que se trata de la publicidad que realiza la emisora sobre sí misma. Sirve para unificar la emisión, evitando los saltos bruscos de un programa a otro y también para marcar el estilo de la emisora.

La posición de las emisoras en el dial casi se superpone, es por ello que hay que saber diferenciarse del resto definiendo una identidad corporativa propia. Para diferenciarse en el espacio de las ondas es muy importante crear una imagen de marca ya que esto creará un sonido propio que incentivará la escucha de la audiencia.

Las cadenas pueden intentar transmitir esta imagen global a través de las campañas publicitarias (también fuera de la emisora) pero es sólo dentro de la misma donde cabe hablar del concepto de continuidad.

Los elementos más importantes de esta imagen de marca son:

-         Las cuñas de promoción o autopromoción. Con el objetivo de atraer más oyentes y potenciar su situación ante los anunciantes, las emisoras crean cuñas donde dan a conocer sus programas o los contenidos específicos de algunos espacios.

-         Las menciones. Llegan de la mano de los propios comunicadores que aparecen en el espacio radiofónico haciendo referencia a ése o a la emisora a la que pertenece.

-         La sintonía. Se trata de notas musicales u otros sonidos que sitúan un espacio radiofónico y permite al oyente conocer qué ha sintonizado.

-         La careta. Se trata de una sintonía más elaborada, con créditos o títulos fijos y que puede incluir otros textos.

-         El indicativo. Breve intervención que recuerda al oyente el programa y/o emisora que está escuchando.

-         Las cortinillas. Ráfaga de separación entre secciones que suele estar pregrabada.

-         Los golpes. Efectos musicales que subrayan y acentúan un personaje, momento o situación.

Estos formatos publicitarios descritos son simplemente orientativos ya que cada vez es más frecuente la aparición de fórmulas creativas híbridas de difícil clasificación conforme a los estándares.