La Audiodescripción

No hace muchos años que se han vuelto a poner de moda las películas de cine en 3D, pero reconozcámoslo, esto no es nada nuevo, lo que pasa que son modas pasajeras que suelen tener razón de ser para hacer frente a otros avances en el campo del entretenimiento audiovisual. Uno de los inventos más estrafalarios que se recuerda en este ámbito fue el “olorvisión” que otorgaba a las películas la peculiar característica de ser olidas. Duró poco.

Actualmente también está muy de moda el cine en 4D (ruidos, vibraciones e incluso salpicaduras de agua en el propio asiento del espectador). Además están las películas en 5D, que pasa a ser una extensión del anterior mencionado pero a un nivel mucho mayor.

Todos estos avances están muy bien ya que hacen más atractiva la experiencia cinematográfica y ayudan, a priori, a atraer a más espectadores a las salas en una época en que la piratería está haciendo estragos (aunque también los precios de las entradas no ayudan precisamente a frenar esta tendencia).

Más allá del concepto puramente lúdico (en este caso muy ligado a lo que sería un parque de atracciones) el cine, en su sentido más artístico, también debe ser un medio accesible a todo tipo de audiencias.

Valencia ha sido una de las primeras ciudades españolas en ofrecer una experiencia cinematográfica para personas con problemas auditivos y de visión. Así pues serán Los cines Lys los que acogerán todos los lunes el día de la accesibilidad.

¿En qué consiste? Las personas con discapacidad auditiva contarán con una pantalla adicional, colocada debajo de la pantalla principal, en la que podrán leer los subtítulos con códigos de colores. Es decir todo lo que deba ser oído aparecerá como texto.

Con la audiodescripción  las personas con discapacidad visual tendrán acceso gracias a unos auriculares que se entregan con la entrada a los “bocadillos de sonido”, una locución sincronizada que da la información de todo aquello que sucede en pantalla y que tiene relevancia para la correcta comprensión de la película traducido a palabras.

Una gran iniciativa que elimina barreras y que además ayuda a crear más puestos de trabajo para todas las personas que nos dedicamos al mundo de la locución audiovisual.

Que cunda el ejemplo.