Breves apuntes sobre el origen del doblaje en España

La función del doblaje consiste en realizar un cambio de idioma sobre la obra audiovisual que facilite la comprensión del público al que va dirigida.

Esta definición es casi aplicable a lo que entendemos como prehistoria del doblaje.

Sus orígenes van ligados a la escasamente conocida figura del explicador.

Desde principios del siglo XX encontramos noticias sobre estas personas las cuales se caracterizaban por tener mucha facilidad de palabra y locuacidad. Su principal tarea era divertir al público que acudía a las salas de cine (paradójicamente las películas aún eran mudas) así como para leer los subtítulos de las proyecciones ya que la gran mayoría del público era analfabeto.

Ya había alguien que leyendo textos y hablando hacía comprensible algo que a priori era difícil de descodificar.

Unos años más tarde, en 1932, fue cuando se instauró en España el primer estudio de doblaje ( T.R.E.C.E. en Barcelona) el cual llevó a cabo la que pasa por ser la primera película doblada en España: Rasputín.

Pero no fue hasta 1947 cuando se alcanza la excelencia en este ámbito con la famosísima película “Lo que el viento se llevó”, donde se obtuvo un excelente resultado en cuanto a la credibilidad de las interpretaciones. Por tanto es a partir de este punto cuando el doblaje inicia su edad de oro.

Aunque hay que reseñar que no todas las películas posteriores a este año gozaron de excelsa calidad en cuanto a doblaje al español se refiere; véase (o mejor no) “La Tutora” de William Friedkin o “El resplandor” de Stanley Kubrick, como ejemplos de películas cómicas en vez de terroríficas, su pretensión original por otra parte.

Mención especial merecen los años de postguerra española ya que desde esta época (sobre 1941) fue prácticamente imposible visionar una película en su versión original, la censura acechaba. Muchos espectadores pensarían que Clark Gable era apolítico, que no diría nunca tacos y que por supuesto… su idioma natal sería el castellano.

Uno de los casos más populares en cuanto a censura lo encontramos en la película “Mogambo” en la cual el censor, en un alarde de ingenio con los cambios de guión, transformó lo que era relación basada en la infidelidad en una simple relación fraternal; claro que con este giro inteligente de guión lo que era un adulterio pasó a ser un claro y evidente incesto.

Algunos apuntes del censor sobre guiones de la época:

Sustituir en el doblaje las palabras: mierda, culo, maldito de Dios, invertido, etc.

-Rollo 4.º Sustituir pueden correrse un poco por pueden moverse un poco.

Y es que era muy común que los censores echaran mano del eufemismo para procurar la higiene del vocabulario castellano.